blog

¿Cómo los lácteos ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares?

Diversos estudios han demostrado que el consumo moderado de lácteos podría reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

De acuerdo con la nutricionista Estefani Soto, los lácteos son alimentos derivados de la secreción láctea de animales productores de leche como las vacas. Son alimentos completos y llenos de muchos nutrientes como son los macro (compuestos por grasas, proteínas y carbohidratos) y micronutrientes (Calcio, magnesio y potasio). Los lácteos poseen vitaminas A, B2, B12, D y minerales como calcio, fósforo y magnesio que previenen enfermedades.

Beneficios para el organismo

Los lácteos poseen muchos beneficios para la salud ya que son alimentos muy completos. Según la nutricionista, de una porción se pueden obtener muchos nutrientes en comparación de otros alimentos, ya que los lácteos tienen componentes y nutrientes que al estar juntos interaccionan y fortalecen el sistema inmunológico como la vitamina D y el magnesio.

Te puede interesar: https://www.revistaamiga.com/dieta-saludable-medidas-para-evitar-enfermedades-cardiacas/

Según distintos estudios llevados a cabo a nivel mundial, el consumo de productos lácteos muestra beneficios considerables en el organismo relacionados a la prevención de enfermedades relacionadas con el corazón. La vitamina D facilita el proceso de absorción de estos nutrientes e influye en el proceso de coagulación de sangre y la ausencia de esta vitamina puede aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y diabetes al estar vinculada con la circulación y los procesos de absorción de la glucosa.

“Los lácteos contribuyen de gran manera ya que durante todo el periodo del embarazo aumenta el requerimiento de los nutrientes. Debido a todos los micronutrientes y macronutrientes que poseen los lácteos, siempre hago la observación que la cantidad de consumo depende de qué aconseja el profesional de la salud que la persona frecuenta”, comenta Estefani Soto

¿Lácteos descremados o semidescremados?

De acuerdo con Estefani Soto, un lácteo está compuesto de tres macronutrientes:

  • Proteínas
  • Carbohidratos
  • Grasas

La diferencia en las categorías radica en su porcentaje de grasa. Un lácteo normal o entero tiene un 3.5% a un 3.8% de grasa láctea, mientras que un lácteo semidescremado pasa por un proceso y se le reduce la grasa a un porcentaje de 2% y un lácteo descremado es aquel al que le quitan completamente la grasa y queda a un 0% o 0.3% lo que hace realmente bajo el aporte de grasa.

“Esto no significa que se elimine la proteína o el carbohidrato, específicamente se habla de grasa cuando mencionamos entero, semi o descremado”, afirma Estefani Soto.

¿No me gustan los lácteos qué hago?

De acuerdo con Estefani Soto, gracias a que las tecnologías han avanzado, el mercado ofrece muchas opciones de lácteos sin lactosa, de manera que estos son productos aptos para que las personas con intolerancia puedan consumirlos.

“Un punto importante que recomiendo es que vean realmente de dónde viene el problema, si es de la lactosa o de la cantidad de lactosa que pueden consumir al día. También es importante identificar si es un lácteo entero el que está ocasionando el problema y que posiblemente sea la grasa láctea la que cause un poco de problema, aunque según la teoría y distintas investigaciones, en realidad la grasa láctea tiene muchos beneficios”, afirma la experta en nutrición.

Te puede interesar: https://www.revistaamiga.com/estudio-indica-que-el-cafe-reduce-el-riesgo-de-enfermedad-hepatica/

El mercado también ofrece diferentes opciones y presentaciones para quienes no les gusta la leche. Es cuestión de encontrar el producto correcto, de manera que puedan aprovecharse los nutrientes.

La experta indica que una de las consecuencias de no consumir lácteos es el calcio debido a que es uno de los principales nutrientes que estos alimentos aportan y que sirve para la creación, desarrollo y fortalecimiento de los huesos, por lo que las personas con baja ingesta de lácteos podrían presentar niveles bajos en calcio.

La leche y sus beneficios

La leche de vaca es uno de los alimentos más completos que contribuye con el buen estado nutricional, aporta gran variedad de nutrientes como proteínas, vitaminas A, B2, B12, D y minerales como calcio, fósforo y magnesio. Por esta razón, el consumo de lácteos es de vital importancia para el desarrollo y formación del cuerpo desde el nacimiento hasta la etapa de la vejez.

De acuerdo con los pilares de Seguridad Alimentaria Nutricional (SAN), clasifica a los lácteos como productos completos con fácil acceso que benefician a nuestro cuerpo, sistema inmune, crecimiento y al aporte de nutrientes en su forma natural, lo que muchas veces es difícil de encontrar en otros productos.

La experta en nutrición afirma que existen algunas creencias de que los lácteos no son para los humanos, pero hay más evidencias científicas que muestran que un alimento lácteo además de ser beneficioso es primordial desde nuestro día uno de vida.

¿Cómo incluirlos en los la alimentación?

Una ventaja de los lácteos es que además de ser alimentos completo también son muy prácticos y versátiles en la cocina. Pueden utilizarse en todos los tiempos de comida como por ejemplo: Desayuno: Quesos, leche y yogurt en licuados, cereales o como acompañamiento, en el almuerzo y cena para la preparación de aderezos.

De acuerdo con Estefani Soto, lo recomendable es consumir de una a dos porciones al día, si se lograra aumentar a tres porciones sería ideal para poder llegar al aporte de los macronutrientes que se necesitan al día. Los lácteos también se pueden incluir en las refacciones de media mañana o tarde con un yogurt bajo en azúcar o un helado casero a base de un lácteo.

Recomendaciones para consumir lácteos

La experta nos enlista algunas recomendaciones para poder consumir lácteos:

  • No tener miedo: Existe mucha desinformación respecto al consumo de estos. Lo recomendable es informarse con fuentes verídicas. Diversos estudios respaldan el consumo de lácteos debido al beneficio que tienen para el organismo en cualquier etapa de la vida.
  • Hay variedad: Existen diversos tipos que permiten a las personas elegir de qué forma consumir el producto, ya sea semi o descremado, dependiendo del objetivo que cada uno busque en su dieta.
  • Niños: Para los pequeños del hogar es recomendable un lácteo entero pues el beneficio que tiene la grasa láctea es muy importante y existen estudios que respaldan que uno de los beneficios que presentan los lácteos es que previenen enfermedades cardiovasculares.
  • Incorporarlos correctamente: Se pueden consumir e incorporar a los alimentos los lácteos en distintas formas como cremas, sopas, helado, licuados, yogurt, quesos y cereal.

Es importante considerar que la dieta es el único factor determinante de la salud que podemos controlar plenamente, a diferencia de la herencia genética, el ambiente o incluso el clima emocional que nos rodea. Es mejor conocer cómo nutrirnos adecuadamente y tomar decisiones que nos lleven a una alimentación saludable.

Fuente: Nutricionista Estefani Soto