blog

¿Cuáles son los efectos de las enfermedades reumáticas?

Las enfermedades autoinmunes convierten al sistema inmunológico -defensa natural del cuerpo contra las infecciones generadas por las bacterias y los virus- en el enemigo.

Lo anterior ocurre debido a un error en su parte central, lo que provoca que este identifique a las células saludables como enemigas, las ataque y posteriormente, las destruya; es decir, el cuerpo reacciona contra sí mismo.

Te puede interesar: https://www.revistaamiga.com/dia-mundial-del-corazon-como-prevenir-enfermedades-cardiovasculares/

En la actualidad, existen alrededor de 80 enfermedades autoinmunes, que pueden afectar a cualquier persona; sin embargo, quienes corren un mayor riesgo de padecerlas son:

  • Mujeres en edad reproductiva.
  • Personas con antecedentes familiares.
  • Quienes están en contacto con diferentes factores en el ambiente como la luz solar, los químicos llamados solventes y las infecciones virales o bacterianas.
  • Individuos de ciertas razas o con ciertos antepasados étnicos (depende del tipo de enfermedad).

Síntomas más recurrentes

En la mayoría de los casos, los síntomas más comunes son la fatiga, los dolores musculares y la fiebre más bien baja. No obstante, el síntoma que se presenta con mayor frecuencia es la inflamación, el cual puede causar enrojecimiento, acaloramiento, dolor e hinchazón. Inclusive, pueden convertirse en agudas o entrar en remisión, que es cuando los síntomas desaparecen.

Algunas de las enfermedades autoinmunes derivan en la aparición de otras complicaciones en la salud de los pacientes convirtiéndose también en enfermedades reumáticas, las cuales comprometen a todo el organismo, porque afectan por completo el aparato locomotor -huesos, músculos, articulaciones, tendones y ligamentos-, y causan un gran porcentaje de las incapacidades laborales en el mundo.

Estas también pueden afectar a personas de cualquier rango de edad; sin embargo, entre los más de 200 tipos de enfermedades reumáticas destacan los cuatro que se mencionan a continuación.

  1. Artritis reumatoide (AR)

Es una de las más frecuentes y afecta las articulaciones en ambos lados del cuerpo, como lo pueden ser las manos, muñecas y/o rodillas, entre otras. Ocasionalmente, puede afectarla piel, los ojos, pulmones, el corazón, la sangre, los nervios y hasta los riñones. La AR puede suceder entre los 20 y 50 años de edad, aunque niños y adultos mayores también la pueden padecer. Asimismo, es 2.5 veces más común en mujeres que en hombres.

Los síntomas de esta enfermedad son:

  • Dolor e hinchazón de las articulaciones.
  • Rigidez -especialmente en la mañana o después de sentarse durante largos periodos de tiempo-.
  • Fatiga -mejor definida como cansancio y somnolencia excesiva-.

Al día de hoy, se desconoce la causa o las causas que la desarrollan; sin embargo, sus síntomas pueden empeorar en brotes por ciertos factores desencadenantes como lo son el estrés, la suspensión repentina de medicamentos e inclusive, demasiada actividad.

  • Artritis idiopática juvenil (AIJ)

Se clasifican como AIJ a los tipos de artritis que involucran la inflamación crónica (a largo plazo) de las articulaciones.Esta es de las enfermedades reumáticas más frecuentes de la edad pediátrica, aparece por lo general antes de los 16 años y afecta tanto hombres como a mujeres.

Te puede interesar: https://www.revistaamiga.com/dieta-saludable-medidas-para-evitar-enfermedades-cardiacas/

La artritis idiopática juvenil se caracteriza por inflamación en una o varias articulaciones y también puede afectar otros órganos como los son los ojos, el corazón, los pulmones y riñones. Adicionalmente, se acompaña de otros síntomas como dolor e inflamación de las articulaciones, erupciones de la piel, fiebre, aumento del tamaño de los ganglios, inflamación de órganos internos, cansancio y retraso del crecimiento, entre otros.

Al igual que la AR, sus causas son desconocidas; sin embargo, se sabe que, en esta enfermedad, el mal funcionamiento del sistema inmune se dirige al revestimiento de la articulación, causando una inflamación e inclusive, daño.

  • Espondilitis anquilosante (EA)

Se trata de un tipo de espondilo artropatía -una familia heterogénea de enfermedades reumáticas-, que afecta a la espina dorsal o la espalda.

En la EA, las articulaciones y los ligamentos de la columna vertebral se inflaman, ocasionando fuertes dolores y rigidez que, usualmente, comienza en la espalda baja y podría progresar hacia la parte superior de la columna, el pecho, así como el cuello. Con el tiempo, las articulaciones de la espina dorsal tienden a soldarse entre sí, provocando una limitación en la movilidad. Otras articulaciones como por ejemplo las caderas, los hombros y las rodillas, también pueden verse afectadas.

Esta suele ser una enfermedad crónica o de larga duración. La gravedad de sus síntomas y la discapacidad varían de una persona a otra. Un diagnóstico precoz y tratamiento adecuado pueden ayudar a controlar tanto el dolor como la rigidez.

Los primeros síntomas suelen aparecer entre los 17 y 35 años de edad. Además, es una enfermedad que afecta mayoritariamente a los hombres.

Al igual que otras enfermedades reumatológicas, la EA es de origen desconocido. No obstante, la genética juega un papel importante en favorecer su aparición; es decir, los familiares de primer grado de los pacientes con esta enfermedad tienen un riesgo superior de padecerla frente a la población en general.

  • Artritis psoriásica

Se trata de un tipo de artritis crónica que aparece aproximadamente en un 10% de los pacientes con psoriasis, una enfermedad inflamatoria -también crónica- en la que las células de las zonas afectadas de la piel se reproducen mucho más rápido y se acumulan formando unas placas enrojecidas, engrosadas y escamosas.

Produce una lesión inflamatoria en las articulaciones; es decir, trae consigo dolor, hinchazón, dificultad de movimiento de la articulación inflamada y con el tiempo, la posibilidad de deformación. La evolución de este trastorno es irregular a lo largo de la vida, alternando periodos de inactividad con otros de dolor e inflamación.

Se desconoce su causa; sin embargo, se sabe que un 40% de los pacientes con esta enfermedad tiene un familiar con psoriasis o artritis, lo que sugiere que la herencia puede jugar un papel importante.

La artritis psoriásica aparece en general en personas de entre los 30 y 50 años, pero también puede comenzar en la niñez.

¿Cuáles son las consecuencias de estas enfermedades?

Al tratarse de enfermedades reumatológicas, las consecuencias son múltiples y van mucho más allá de la tasa de morbilidad en el mundo, pues su impacto abarca situaciones como por ejemplo:

  • Al no incrementar la mortalidad a corto plazo, existe una desatención de las prioridades de salud y educación con relación con estas enfermedades.
  • Se da una repercusión en la calidad de vida de las personas que la padecen (el dolor, el sufrimiento, la deformidad progresiva y la incapacidad para llevar a cabo actividades de la vida cotidiana) y quienes le rodean.
  • Puede ocurrir aislamiento social o la pérdida de oportunidades laborales o educativas.
  • Suscitar problemas de dependencia económica y cambios inesperados en proyectos de vida.