blog

Importancia de la vacunación para la salud de los pobladores

La inmunización es un logro ejemplar de la salud y el desarrollo a escala mundial, que salva a millones de vidas cada año.

La Semana Mundial de la Inmunización que se celebra en las últimas semanas de abril del 24 al 30 de abril y tiene como objetivo promover la vacunación para proteger contra las enfermedades a personas de todas las edades.

De acuerdo con los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la inmunización salva a millones de vidas por lo que está ampliamente reconocida como una de las intervenciones de salud más eficaces y de mejores resultados.

Según la médico infectóloga, Nancy Sandoval, la inmunización es el proceso por el que una persona se hace inmune o resistente a una enfermedad infecciosa, por lo general esto se consigue mediante la administración de una vacuna. Previene enfermedades, discapacidades o secuelas y muertes por enfermedades prevenibles por la vacunación, tales como el cáncer cervical, la difteria, hepatitis B, el sarampión, la paroditis, tos ferina, neumonía, poliomielitis, enfermedades diarreicas por rotavirus, rubéola, tétanos, ébola, covid-19, entre otras.

Te puede interesar: https://www.revistaamiga.com/falla-cardiaca-una-enfermedad-mortal-frente-al-covid-19/

La OMS afirma que en la actualidad se dispone de vacunas para prevenir más de 20 enfermedades que pueden ser mortales, lo que ayuda a personas de todas las edades a vivir más años y con mejor salud.

La inmunización es un componente esencial de la atención primaria de salud y un derecho humano incuestionable. Las vacunas son importantes para prevenir y controlar brotes de enfermedades infecciosas.

¿Qué es la vacunación?

De acuerdo con la infectóloga, la vacunación es una forma sencilla, inocua y eficaz de protegernos contra enfermedades dañinas antes de entrar en contacto con ellas. Estimulan el propio sistema inmunitario del cuerpo para proteger a la persona contra infecciones o enfermedades posteriores.

La inmunización es un logro ejemplar de la salud y el desarrollo a escala mundial, que salva millones de vidas cada año. Las vacunas reducen los riesgos de contraer enfermedades, y para ello refuerzan las defensas naturales del cuerpo a fin de desarrollar protección.

Te puede interesar: https://www.revistaamiga.com/inicia-estudio-de-la-vacuna-covid-19-en-ninos/

Según la doctora Nancy Sandoval, las vacunas ponen en marcha las defensas naturales del organismo y de ese modo reducen el riesgo de contraer enfermedades. Actúan desencadenando una respuesta de nuestro sistema inmunitario que:

  • Reconoce al microbio invasor (por ejemplo, un virus o una bacteria);
  • Genera anticuerpos, que son proteínas que nuestro sistema inmunitario produce naturalmente para luchar contra las enfermedades.
  • Recuerda la enfermedad y el modo de combatirla. Si, en el futuro, nos vemos expuestos al microbio contra el que protege la vacuna, nuestro sistema inmunitario podrá destruirlo rápidamente antes de que empecemos a sentirnos mal.

“En definitiva, las vacunas son una forma ingeniosa e inocua de inducir una respuesta inmunitaria sin causar enfermedades”, afirma la experta.

El sistema inmunitario está diseñado para recordar. Tras la administración de una o más dosis de una vacuna contra una enfermedad concreta, quedamos protegidos contra ella, normalmente durante años, décadas o incluso para toda la vida.

Por eso las vacunas son tan eficaces: en vez de tratar una enfermedad cuando esta aparece, evitan que nos enfermemos.

¿Qué enfermedades previenen las vacunas?

Las vacunas protegen contra muchas enfermedades, entre ellas:

  • Cáncer cervicouterino
  • Cólera
  • Difteria
  • Hepatitis B
  • Gripe
  • Encefalitis japonesa
  • Sarampión
  • Meningitis
  • Paperas
  • Tosferina
  • Neumonía
  • Poliomielitis
  • Rabia
  • Infecciones por rotavirus
  • Rubéola
  • Tétanos
  • Fiebre tifoidea
  • Varicela
  • Fiebre amarilla

 Actualmente se siguen desarrollando otras vacunas, y algunas de ellas ya se administran experimentalmente. Es el caso de las que protegen contra el ebola o contra el paludismo, que todavía no están disponibles en todo el mundo.

¿Quién puede vacunarse?

De acuerdo con la experta, depende de la enfermedad que se desea prevenir, existen vacunas que protegen contra influenza, neumonía, meningitis, tétanos, tos ferina, entre otras que pueden ser mortales. Para cada una hay indicaciones pero si es son las edades extremas de la vida (menores de 5 años, adulto mayor)  y /o tiene condiciones de riesgo por ejemplo enfermedad pulmonar crónica, problemas cardiovasculares, diabetes mellitus, enfermedad renal, hepática, enfermedades debilitantes del sistema inmune como cáncer, VIH/ o SIDA debería estar al día con la vacuna de influenza y neumococo.

Te puede interesar: https://www.revistaamiga.com/papa-tiene-covid-19-lo-que-una-infeccion-significa-para-la-familia/

¿Cómo protegen las vacunas a las personas?

Según la infectóloga, las  vacunas adiestran y preparan las defensas naturales del organismo, el sistema inmunitario, para que reconozcan y combatan virus y bacterias. Si después de la vacunación el organismo se viera expuesto a esos agentes patógenos, estaría preparado para destruirlos rápidamente y, de ese modo, evitaría la enfermedad.

Cuando una persona se vacuna contra una enfermedad, su riesgo de infección también se reduce, por lo que es mucho menos probable que transmita el virus o la bacteria a otras personas. Cuantas más personas de una comunidad se vacunen habrá menos personas vulnerables, y de ese modo se reducirán las probabilidades de que una persona infectada transmita el agente patógeno a otros. La reducción de las probabilidades de circulación de un agente patógeno en la comunidad protege de la enfermedad a quienes no se les puede aplicar la vacuna correspondiente (debido a situaciones clínicas tales como alergias o la edad).

El término «inmunidad colectiva» (también llamada «inmunidad de grupo») se refiere a la protección indirecta contra una enfermedad infecciosa que se consigue cuando una población se vuelve inmune, ya sea como resultado de la vacunación o de haber presentado la infección con anterioridad. La inmunidad colectiva no implica que las propias personas que no estén vacunadas o que no hayan presentado la infección sean inmunes. Por el contrario, la inmunidad colectiva ocurre cuando las personas que no son inmunes pero viven en una comunidad en la que la proporción de inmunidad es alta tienen un menor riesgo de contraer una enfermedad en comparación con las personas que no son inmunes y viven en una comunidad en la que la proporción de inmunidad es baja.

Te puede interesar: https://www.revistaamiga.com/comer-mal-nos-hace-mas-vulnerables-a-la-covid-19/

En las comunidades en las que la proporción de inmunidad es alta, las personas que no son inmunes tienen un menor riesgo de contraer la enfermedad en comparación con el riesgo que normalmente tendrían, pero esa reducción del riesgo deriva de la inmunidad de las personas de la comunidad en la que viven (es decir, la inmunidad colectiva) no del hecho de que ellas sean inmunes. Incluso después de que la inmunidad de grupo se alcance por primera vez y se observe que las personas que no están vacunadas tienen un menor riesgo de padecer la enfermedad, es posible disminuir aún más el riesgo si se aumenta la cobertura de vacunación. En los casos en los que la cobertura vacunal es muy amplia, es posible que las personas que no son inmunes lleguen a tener un riesgo de contraer la enfermedad parecido al de aquellos que son verdaderamente inmunes.

Fuente: Nancy Virginia Sandoval Paiz/ Médico y Cirujano, Infectóloga