blog

La importancia de estudiar a niños con alteraciones del crecimiento

Alrededor de uno cada 17 niños crece muy poco o demasiado. La Sociedad Alemana de Endocrinología explica que estas alteraciones del crecimiento implican una desviación de los estándares, pero frecuentemente no requieren tratamiento médico.

Por: DPA

Sin embargo, los padres deben asesorarse: en algunos raros casos los trastornos de crecimiento pueden constituir una primera señal de una enfermedad grave.

Si los niños crecen demasiado poco, esto puede ser un primer síntoma de una insuficiencia renal crónica o indicar también la enfermedad hereditaria acondroplasia, la forma más común de enanismo congénito. 

Una alimentación deficiente, asma, hipotiroidismo o también falta de hormonas de crecimiento se cuentan entre las posibles causas de un crecimiento retardado.

Pero asimismo el crecimiento excesivo puede ser síntoma de otras enfermedades concomitantes y no detectadas en un primer momento, por ejemplo el síndrome de Marfan.

Se trata de una rara enfermedad hereditaria en la que, entre otras cuestiones, pueden producirse cambios imperceptibles pero potencialmente mortales en la aorta, la arteria principal del cuerpo humano.

Pero al mismo tiempo la Sociedad Alemana de Endocrinología transmite tranquilidad a los padres: una desviación de los patrones de crecimiento no significa automáticamente que el niño esté enfermo.

E indica que frecuentemente hay “variantes en los patrones de crecimiento de tamaño”, que por ejemplo pueden explicarse por predisposición familiar. Según añaden los expertos, alrededor del tres por ciento de todos los niños son de baja o alta estatura. 

dpa