blog

Me diagnosticaron diabetes, ahora ¿Qué hago?

La diabetes es una enfermedad crónica en la cual el azúcar en la sangre es más elevado de lo normal. Además del tratamiento farmacológico, exige cambios importantes en los hábitos de vida de quien la padece.

Cuando una persona es diagnosticada con diabetes, es normal que se sienta nerviosa por tener que pincharse y hacerse pruebas médicas cada día y asustarse por cómo se verá afectada su vida. Pero lo importante es saber que una persona con diabetes es alguien que puede llevar una vida personal, social, laboral y familiar absolutamente normal.

Te puede interesar: La diabetes se diagnostica más tarde en las mujeres

La diabetes no invalida, es una situación que te acompañará de aquí en adelante, por lo tanto, debes conocerla y aprender a manejarla.

 

Una vez tienes el diagnóstico, el primer paso es acudir con un especialista. De la misma forma en que buscas un gastroenterólogo o un cardiólogo, en el caso de la diabetes es importante que asistas con un médico diabetólogo que te asegure un control adecuado de la glucemia mediante la medicación necesaria y de esta forma prevenir y retrasar complicaciones agudas y crónicas.

Si te cuidas y modificas tus hábitos puedes tener una vida larga y saludable.

Entonces, ¿cómo cambio mi estilo de vida? Los tres pilares indispensables son:

  1. Tratamiento farmacológico y control de azúcar a diario

    Me diagnosticaron diabetes, ahora ¿Qué hago?

Este último se hace en ayunas y dos horas después de terminar tu desayuno. Además, es indispensable que regularmente hagas un examen de hemoglobina glicosilada que según los estándares americanos debe mantenerse en 7 y para los europeos en 6. Una vez controlada tu glicemia con las indicaciones del especialista, también es importante que por lo menos una vez al año realices un control oftalmológico.

  1. Alimentación

Me diagnosticaron diabetes, ahora ¿Qué hago?

Ante todo debes cuidar el consumo de carbohidratos, estos son macronutrientes que cuando el cuerpo los descompone se transforman en azúcar. Los encuentras en cereales como el arroz y el frijol, pero también en frutas y verduras, como papa y plátano, así como en pan, pasteles y alcohol. Por eso, es muy importante que elijas tus alimentos.

Te puede interesar: Los cítricos en la nutrición

 

  1. Hacer ejercicio

Es indispensable que realices actividad física como mínimo 45 minutos al día. Controlar tu peso es vital y hacer ejercicio te ayuda a utilizar el azúcar de tu sangre y la grasa localizada como fuente de energía. Esto regulariza el funcionamiento de tu cuerpo y acelera tu metabolismo. Un ejercicio fácil, efectivo y económico es la caminata.

¿Cómo elijo mis alimentos?

  • Consume entre tres y cuatro carbohidratos al día.
  • Elige carnes magras, es decir sin grasa: pechuga de pollo, de pavo, lomito, etc.
  • Come carnes rojas es decir carne de res o de cerdo máximo dos veces a la semana y los otros días consume pollo o pescado.
  • Evita las frituras y alimentos muy condimentados.
  • Sazona tus comidas con cebolla, ajo, especies naturales como tomillo y laurel. Evita los condimentos comerciales y los consomés.
  • Prefiere más vegetales, como lechuga, pepino, apio, tomate y zuccini, ya que tienen bajo contenido calórico y muchos nutrientes.
  • Selecciona frutas con baja cantidad de azúcar como manzana, kiwi, fresa, mora.
  • Bebe al menos dos litros de agua al día.
  • Idealmente visita a un nutricionista para que te brinde un plan nutricional adecuado.

¿Cómo controlo mi azúcar?

Para que una persona con diabetes vigile sus propios niveles de glucemia debe conocer bien las características de la enfermedad, el tratamiento médico que sigue y llevar una vida saludable que incluye una alimentación adecuada y actividad física.

Ante una situación en la que se produzca una hipoglucemia (bajada de niveles de azúcar en sangre), si la persona está consciente, suele solucionarse ingiriendo glucosa o hidratos de carbono rápidos. Beber jugo de naranja es muy efectivo para nivelar tu glucemia.

Te puede interesar: La diabetes y cómo prevenirla

Por otro lado, cuando la glucemia en sangre es demasiado alta se denomina hiperglucemia y aparece con niveles por encima de 300 mg/dl aproximadamente. En estos casos lo mejor es consultar con un médico especialista.

La higiene bucodental y el cuidado de la piel

Como paciente diabético tienes un mayor riesgo de caries dental, posiblemente como consecuencia directa de la hiperglucemia por lo que es importante que pongas especial atención en tu higiene bucal ya que se puede producir gingivitis y periodontitis con más frecuencia.

En cuanto a la piel, hidratación y protección solar son indispensables para evitar la resequedad y la disminución de defensas que son efectos de la hiperglucemia.

 

 

Fuente: Gunter Bravatti, diabetólogo especialista en pie diabético, Instituto de la diabetes. 6ª Av. 3-60 zona 2, frente al Parque Morazán. Tels: 22325043/54200547, drguntherbravatti.com. Christell E. Monzón Barahona, nutricionista clínica, Living Healthy. 8ª AV. 3-80 zona 14, edificio La Rambla. Tel: 41497022/22195199. www.livinghealtygt.com