blog

Papá tiene covid-19: lo que una infección significa para la familia

Que un miembro de la familia se infecte con coronavirus ya es bastante grave. Pero la situación puede ser aún más complicada cuando se contagian mamá, papá o, peor aún, ambos, y cuando hay niños pequeños en casa.

Por Julia Kirchner y Tom Nebe (dpa)


El pediatra alemán Jakob Maske conoce bien este problema. “Tenemos frecuentemente padres positivos cuyos hijos dan negativo”, comenta. ¿Qué hacer en esos casos? “Uno podría verse tentado de decir que los pequeños simplemente atraviesen la situación, ya que para ellos no es un problema. Pero no es tan simple”, advierte el médico.

Esto se debe a que las infecciones de todo tipo pueden ser un gatillo de determinadas enfermedades, como por ejemplo la diabetes tipo 1.

Al igual que sucede con otras infecciones, el coronavirus puede desatarla. A esto se suma que la enfermedad pulmonar covid-19 puede tener también un transcurso grave en el caso de los niños, aunque esto con mucha menor frecuencia que en el caso de los adultos.

El pediatra Maske destaca que estos son motivos suficientes para actuar ante la posibilidad de que los niños se contagien.

Por todo esto tiene sentidoel aislamiento, si es posible, mientras los niños no presenten síntomas. Maske es consciente de que esto es más o menos fácil de implementar, dependiendo de la edad de los niños. Cuanto más pequeños, probablemente más complicado sea. ¿Cómo explicarle a un niño de dos años que no puede abrazar a sus padres?

“Explicar que uno debe aislarse es algo muy individual y especialmente difícil en el caso de los niños pequeños”, observa Maske, ya que en su caso es muy difícil evitar que quieran entrar en contacto.

“Es algo muy invasivo y que los niños no logran comprender bien. No hay una receta exitosa para esto. Solo sirve explicarles la situación ampliamente y con mucha empatía”.

Por su parte, el profesor Hubertus Adam cree que aislarse de los propios hijos dentro de las propias cuatro paredes no es muy realista. Adam es médico jefe en la Clínica Psiquiátrica para Niños y Jóvenes en Eberswalde, Alemania. “A los niños en edad escolar es más fácil explicarles qué está pasando”, indica. Sin embargo, en el caso de los bebés o los niños en edad de jardín de infancia, esto es imposible o muy difícil.

Que el aislamiento sea posible desde lo práctico depende también de las comodidades de la casa. “Quizá conviene elegir un lugar apartado”, por ejemplo una construcción en el fondo del jardín o la planta alta de la casa.

Sin embargo, la separación también es posible en ambientes más pequeños, ya que no se trata de evitar necesariamente por completo el contacto. “También se le puede decir al niño que los padres se aislarán en su dormitorio y avisarle que llevarán una mascarilla quirúrgica FFP2 cuando vayan por el pasillo al cuarto de baño o tengan contacto con el pequeño”, sugiere el médico.

“Incluso en caso de una infección con coronavirus, es importante que los niños estén bien cuidados emocionalmente y que, por ejemplo, los padres los lleven a la cama a la hora de dormir”, subraya Hubertus Adam. En su opinión, es peligroso dejar solos a los niños en una situación que le causa temor porque los padres están enfermos.

Está claro que el riesgo de contagio aumenta cuanto más estrecho es el contacto. “Un contacto breve no es tan peligroso como uno prolongado”, añade Maske. Sin embargo, recuerda: “Así y todo el virus puede ser transmitido en un breve abrazo”.

Por eso, es importante respetar las reglas básicas de protección ante el coronavirus. “Hay que lavarse las manos y ventilar bien los ambientes, usar mascarillas y mantener la distancia”, recomienda Maske, agregando que se trata de una etapa difícil, pero breve.

Cómo se reparten los padres las tareas domésticas dependerá del estado de salud de cada uno. Adam explica que, en caso de duda, el adulto sano o el que se siente mejor si ambos están infectados debe asumir el cuidado del niño por un tiempo para que la pareja pueda curarse. “En las familias estables esto no suele ser un problema”, indica.

En su experiencia, la situación es más difícil en las familias socialmente más débiles, en las que en una situación así los niños quedan quizá a su propio cuidado.

La situación es aún más complicado para las familias monoparentales. Como no pueden aislarse, la única posibilidad que les queda es ventilar bien los ambientes, tratar de que los contactos estrechos sean muy breves y usar mascarilla. Eventualmente pueden pedir ayuda a parientes, amigos o a la ex pareja.

Te puede interesar: https://www.revistaamiga.com/si-tiene-covid-o-sospecha-que-lo-tiene-alejese-de-su-gato/

“Recomendamos a quienes crían hijos sin pareja prepararse para estas situaciones y explicar a los niños lo que puede suceder en caso de enfermedad”, indicó recientemente la gerente de la asociación regional de familias unipersonales de Berlín, Claudia Chmel, al portal “rbb24.de”.

En su opinión, se trata de comentar a los niños que hay soluciones y que en un caso así no se quedarán solos. De acuerdo con Chmel, quienes crían hijos sin pareja también pueden definir de antemano quién podría cuidar del niño en caso de ser necesario. “Pueden ser también los padres de su compañerito de juegos”, explicó.

¿Qué sucede cuando los padres se sienten culpables porque a pesar de todo contagian a sus hijos con coronavirus? “Suelen aparecer sentimientos de culpa, algo muy comprensible, pero que no es lo correcto”, opina el profesor Adam. A fin de cuentas, explica, nadie contagia a nadie a propósito.

Te puede interesar: https://www.revistaamiga.com/falla-cardiaca-una-enfermedad-mortal-frente-al-covid-19/

Sin embargo, también puede salir todo bien, incluso si el autoaislamiento no funcionó como se quería. “También tenemos casos de familias que no estuvieron aisladas y que no se contagiaron a pesar del contacto estrecho”, apunta Maske. “Pero uno no puede confiarse en que las cosas se den así”, añade.

dpa