blog

Síntomas y lesiones de la dermatitis atópica

En Latinoamérica se estima que entre el 6-10% de pacientes, entre niños y adolescentes, tienen dermatitis atópica, impactando el bienestar general no solo de las personas que la padecen sino también el de sus allegados.

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica, sistémica e inflamatoria de la piel, impulsada por una respuesta excesiva del sistema inmunitario conocida como inflamación tipo 2.

En sus formas más severas hay brotes y erupciones cutáneas impredecibles que pueden cubrir gran parte del cuerpo, acompañándose por picazón intensa y persistente, resequedad importante, grietas, enrojecimiento, costras y exudación.

Cuando no se controla adecuadamente causa trastornos del sueño, síntomas de ansiedad, depresión y sentimientos de aislamiento, con un importante impacto físico, emocional y psicosocial.

De acuerdo con Irma Elvira Albores Nájera, presidente y representante de ARTRILUP ( Asociación guatemalteca de pacientes con enfermedades autoinmunes reumáticas), la dermatitis atópica es un padecimiento crónico, un proceso inflamatorio que no es contagioso, pero por la reacción del paciente la mayoría de personas creen que si lo es.

“Esta enfermedad puede desarrollarse desde recién nacido, aunque algunos médicos aseguran que puede desaparecer al llegar a la adolescencia. Mientras que algunos llegan a adultos con esta enfermedad. Un bajón de defensas puede darle puerta abierta a la dermatitis atópica”, afirma Irma Elvira.

En el contexto de la pandemia por covid-19, la situación ha sido más difícil para los pacientes, pues algunos de ellos han interrumpido sus visitas al médico, impactando el control de su enfermedad.

Para ARTRILUP educar y orientar a los pacientes con dermatitis atópica significa: Acompañar y comprender la situación que vive una persona con este padecimiento, solo así lograremos una mejor vida para ellos y sus familias, estar con ellos significa mejor rendimiento en su trabajo, vida social y lucha por continuar con su tratamiento.

“Estamos concientizando a las personas a través de pláticas y reuniones a pacientes que padecen esta enfermedad para poder ayudarlos”, afirma Irma Elvira.

Te puede interesar: https://www.revistaamiga.com/sintomas-y-causas-de-la-enfermedad-de-gaucher/

De acuerdo con la paciente Mirna Margarita Cifuentes Farfán, los síntomas en ella iniciaron desde que era bebé cuando algunas partes de su cuerpo estaban rojas. La piel tiende a ser más reseca y en algunos puede producirse salpullido.

Según el testimonio de la paciente, uno de los riesgos que tuvo fue contraer una infección debido a que la piel quedaba agrietada luego de rascarse y frotarse varias veces.

“Soy alérgica a algunas comidas y la manera de prevenir un nuevo brote es cuidando lo que como. Esta enfermedad puede controlarse con medicamentos y cremas. Lo más importante es aprender a vivir con ella”, comenta la paciente.

La paciente afirma que durante temporada de frío causa incómodidas y quema la piel, mientras que con el calor el sudor también provoca mucha picazón.

Retos físicos para la salud

• Control de la enfermedad: Las terapias tópicas y sistémicas para la dermatitis atópica tienen diversos perfiles de riesgo/beneficio, pero con frecuencia la respuesta es variable y también los efectos adversos asociados, lo que dificulta lograr el control adecuado.

• Infecciones en la piel: La picazón intensa y el rascado pueden debilitar las diferentes capas de la piel, facilitando la entrada de gérmenes y aumentando el riesgo de infecciones. Este riesgo es mayor en los pacientes con dermatitis atópica moderada a severa.

• Comorbilidades atópicas: La mayoría de los pacientes con dermatitis atópica moderada a severa experimentan otras enfermedades alérgicas, tales como asma, rinitis y alergias alimenticias, que son manifestaciones de la misma alteración del sistema de defensa del organismo.

Te puede interesar: https://www.revistaamiga.com/alergias-estacionales-que-son-y-como-combatirlas/

Retos para el bienestar

 Perturbaciones del sueño: La picazón y rascado nocturno a menudo conducen a la pérdida del sueño, lo que se traduce en cansancio, afectando el desarrollo de las actividades diarias, incluyendo el rendimiento en el trabajo (adultos) o en la escuela (niños).

 Interacción social: Los síntomas y lesiones visibles a menudo hacen que las personas se sientan incómodas con su apariencia; esto puede provocar angustia, aislamiento, pérdida de productividad laboral y dificultad para relacionarse.

Impacto social

• Productividad social: La productividad laboral se ve comprometida significativamente en pacientes con dermatitis atópica, especialmente durante los brotes. Se ve mayormente afectada por el aumento del número de días de incapacidad o enfermedad.

 Gastos en salud: El tratamiento de la dermatitis atópica, especialmente cuando no se controla adecuadamente, es una carga económica para los pacientes, los cuidadores y los sistemas de salud. Además, a medida que la enfermedad empeora la carga económica también aumenta.

La innovación médica

El desarrollo de nuevos medicamentos ha permitido un cambio de paradigmas en el tratamiento de la dermatitis atópica en el mundo. La ciencia hoy brinda opciones innovadoras que van desde los tópicos y los esteroides, hasta la terapia sistémica, incluyendo la fototerapia y la terapia biológica. Independiente del tratamiento, lo importante es que el paciente alcance un mayor control de su dermatitis y, por ende, una mejor calidad de vida.

Recomendaciones generales para los pacientes

• Limitar la ducha o el baño a una vez al día con agua tibia

• Al secarse, evitar frotarse y aplicarse de inmediato un aceite especial o una crema hidratante

• Mantener la piel hidratada es vital para disminuir la picazón y la inflamación

• En las áreas que demandan mayor higiene usar jabones neutros para piel seca o delicada

• Mantener las uñas cortas y limpias

Fuente: Médicos Sanofi/Irma Elvira Albores Nájera – Presidenta y representante legal de Artrilup Tel: 34841992/ Paciente Mirna Margarita Cifuentes Farfán.