blog

Cómo ayudar a los niños a expresar sus emociones

Los primeros dos años de vida son indispensables para el niño y el desarrollo de sus emociones.

A temprana edad,  se preparan los cimientos que serán la base para la formación de seres humanos sensibles, amorosos, compasivos, esto les ayudará para que en el futuro puedan incorporarse y formar par de la sociedad. 

El vínculo familiar es fundamental para que se forjen emociones saludables en los niños, sobre todo con la madre, porque es a través  de ella con sus pensamientos, sus emociones y sus reacciones, serán absorbidos por el niño, explica Margarito Castro, Psicólogos clínico.

Esto quiere decir que durante el embarazo es cuándo el niño adquiere muchos hábitos emocionales automáticos, como parte de su estructura neurológica.  Es por ello que la madre no debe descuidar su estado físico, mental y emocional, ya que perjudica el estado del bebé. 

 Una madre sometida a estrés hace que se libere cortisol de la glándula suprarrenal. El cortisol materno atraviesa la placenta y llega al niño, quien también se estresa. Los niveles elevados de esta hormona no solo dañan a la madre sino también al feto, porque reducen el oxígeno que altera su estado emocional, predisponen a enfermedades respiratorias, incluso pueden causar hasta su muerte, agrega Castro. 

Los primeros años de vida, son los padres de manera primordial los encargados de fortalecer las emociones del niño, por ejemplo si se enoja, siéntate con èl y pregúntales cuál es la razón de su molestia, y sobre explícale que ninguna emoción es mala, sino todas absolutamente todas son necesaria para forjar su carácter.  

Dile que muchas veces sentirá alegría, irá, tristeza y miedo y que no es malo, que solo debe aprender a manejarlo.  Una buena forma de ayudarlo es por medio de los cuentos infantiles, ya que cuando le lees al niño él o ella presenta distintas emociones.

Los niños son como esponjas así que todas tus emociones como padre serán transmitidas y aprendas por el pequeño.  Desde temprana en la formación de su carácter ellos acumulan emociones positivas o negativas, las cuales se van hilvanando en acciones buenas o malas.  Una mala educación en sus emociones trae como resultado problemas de adaptación, problemas de aprendizaje, deformación cultural, pérdida de valores y conflictos sociales. 

Ante estas circunstancias, se hace necesario implementar estrategias saludables para que las emociones se desarrollen en la dirección apropiada, de lo contrario los niños van aprender a ejecutar emociones desviadas o deformadas.

Toma en cuenta que en los primeros cinco años el cerebro del niño absorbe todo, es como un disco duro de un ordenador, todo lo positivo y lo negativo queda grabado. 

Como influye la familia en las emociones

Lo deseable es que los niños se desenvuelvan en un entorno familiar saludable donde lo fundamental sea el ejemplo. Aunque es lo ideal, esto no siempre es posible, desafortunadamente un crecimiento emocional con experiencias traumáticas en la infancia sucede a menudo en nuestra sociedad. 

Son también muy frecuentes las relaciones afectivas débiles, que sin llegar a ser disfuncionales, pueden afectar el desarrollo emocional de los niños. Así que como padre debes estar atento a todo el desarrollo del carácter del niño e ir corrigiendo fallas que posiblemente se vienen jalando por generaciones.  

Dr. Margarito Castro Rodríguez,

Master en Psicología y Salud Mental

Ginecólogo

Experto en Sexualidad

Tel. 59362233