blog

¿Cómo saber si es amor o dependencia emocional?

La dependencia emocional en el amor es un problema muy común, pero bastante desconocido.

Según la Fundación Instituto Espiral, se estima que la dependencia emocional afectada a una de cada diez personas.

Podemos definir la dependencia emocional como una “necesidad extrema de recibir amor y afecto”, normalmente en las relaciones de pareja, de forma que su vida gira en torno a la otra persona.

El perfil de los dependientes emocionales se suele caracterizar por una baja autoestima, carácter sumiso, no concibe en su vida la soledad sino que ansía estar al lado de alguien a quien ha idealizado, de manera que vive por y para esa persona.

Te puede interesar: ¿Por qué siento celos y cómo aprender a controlarlos?

En otro aspecto se encuentra la pareja del dependiente emocional, cuya personalidad suele ser todo lo opuesto: una persona segura de sí misma, egocéntrica, dominante y poco afectuosa. Este tipo de personas, a su vez, encuentran su complemento perfecto en los dependientes emocionales.

Te puede interesar: Síndrome Rebeca: ¿Celos por las ex de tu pareja?

El origen de la dependencia emocional podría estar en que los dependientes emocionales suelen tener una historia de carencias afectivas importantes en su infancia por parte de la familia, entorno o de ambos. No están acostumbrados a ser queridos de verdad.

Síntomas de dependencia emocional

  • Necesidad de estar en pareja
  • No tolerar la soledad
  • Baja autoestima
  • Amplio historial de relaciones de pareja
  • Necesidad de cariño constante
  • Pone su relación por encima de todo
  • Desea estar en contacto permanente con la pareja

Las personas con dependencia emocional empiezan a padecer angustia cuando se acaba la relación, lloran mucho y hasta quieren morirse. Para que el calvario de la persona dependiente desaparezca pueden pasar dos cosas:

  • La expareja se pone en contacto para reanudar la relación o da ciertas esperanzas de volver con el dependiente.
  • Aparece una persona con perfil similar que termina con el sufrimiento empezando con el círculo vicioso nuevamente. Realmente es como si estuvieran enamorados de la relación y no de la persona.

¿Cómo se puede tratar la dependencia emocional?

El tratamiento consiste en una aceptación del problema. El dependiente emocional necesita reconocer la forma inadecuada de relacionarse afectivamente con su pareja. Por ello, el profesional le ayudará a que encuentre una lógica para comprender el motivo de su conducta. Se trabajará en conseguir un aumento de la autoestima.

Te puede interesar: Cuatro claves para cuidar tu relación de pareja

También mediante terapia cognitivo-conductual, se reestructurará la forma patológica de relacionarse en el amor. Salir de la dependencia emocional es un proceso terapéutico que, en la mayoría de los casos y con una actitud positiva del paciente.

¿Qué hacer para no depender de la pareja?

  1. Mantener el vínculo familiar

La familia constituye el núcleo primario de nuestro desarrollo, tanto social como emocional. Algunas personas cometen el error de alejarse paulatinamente de sus padres y hermanos cuando forman una pareja, no porque haya ocurrido algo, sino porque el otro se vuelve el centro de su vida.

  1. No alejarse de las amistades

Los amigos son un bien preciado que toda persona debe cuidar y preservar. Hay quienes, cuando inician un noviazgo, rechazan invitaciones que antes esperaban con ansias. Por ejemplo, dejan de hacer planes con amigos porque los consideran aburridos, una pérdida de tiempo o se desee estar con el otro de forma continua.

  1. Tener aficiones propias

Cada uno de nosotros tiene una serie de gustos, proyectos y aficiones. Mantener esa individualidad y respetar la ajena es la base para no depender emocionalmente de la pareja. Estar juntos no impide sentarse en un café a leer un libro sin el otro o asistir a un evento deportivo con amigos.

  1. Tomar tus propias decisiones

El mayor de los problemas de una persona que depende emocionalmente de su pareja es que no suele tomar decisiones propias: desde la preparación del almuerzo hasta qué trabajo elegir.

Es importante que haya un diálogo fluido, pero la decisión sobre temas personales debe ser individual. De lo contrario, es posible caer en frustraciones o reproches en el futuro. De hecho, la pareja también puede cansarse de una persona que le entregue en bandeja todas las responsabilidades. Y es que no es agradable sentirse el único adulto en la relación.

Te puede interesar: ¿Qué son las microinfidelidades y cómo afectan la relación de pareja?