blog

¿Cómo ayudar a los niños a enfrentar los cambios de la nueva normalidad?

A medida que avanzan las fases del coronavirus, la mayoría de las personas están recuperando las rutinas y entrando en lo que se conoce como “nueva normalidad”.

La nueva normalidad es una vida condicionada por las medidas de distanciamiento social para evitar el contagio del covid-19.

Hay muchas personas y sobre todo los niños que esperan recuperar el ocio, los juegos con los amigos y volver a clases.

Según Dora Alicia Muñoz, Oficial de Protección de Unicef Guatemala, el encierro afecta a los adultos y sobre todo a los niños y adolescentes ya que limita su actividad, la cual es característica en estas etapas de la vida.

Te puede interesar: https://www.revistaamiga.com/como-manejar-las-peleas-familiares/

El encierro les ha limitado el contacto con sus demás familiares, amigos, vecinos y su entorno escolar y comunitario.  Este cambio de rutina y horarios, los puede hacer sentirse “desubicados” y “malhumorados”, por ello se recomienda que para minimizar este impacto los niños y niñas jueguen, hagan ejercicios, se les acompañe en las tareas escolares o tareas domésticas.

A la vez, los padres pueden planificar espacios para escuchar sus miedos, preocupaciones y sobre todo, consolarlos, transmitiéndoles seguridad y confianza de que al estar en casa están protegidos.

La experta recomienda contarles a los niños que muchas personas alrededor del mundo han tenido este cambio de rutina y no será para siempre. En el caso de los adolescentes, es importante apoyarles a continuar las interacciones sociales con su grupo de amigos (redes sociales), ser empáticos y compresivos con sus sentimientos y emociones, validando su tristeza y frustración al verse limitados de actividades grupales.

“Se debe recordar que el encierro y el distanciamiento social  también afectan directa o indirectamente a los niños y adolescentes,  al vivir o sufrir en sus familias situaciones de violencia, por lo que debemos estar atentos a cuidarlos y protegerlos de la violencia física, verbal, sexual y el abandono.

Usa un lenguaje positivo para dirigirte a tus hijos e hijas, pídeles que hagan sus tareas de manera amable y cariñosa; recuerda que tu ejemplo orienta mejor que sus palabras.  Se debe hacer el propósito de no lastimar a los hijos”, comenta la experta.

¿Por qué es importante explicarles lo que sucede con la pandemia?

La experta comenta que es muy importante conversar con los niños y explicarles sobre la pandemia, para que puedan comprender e ir asimilando los cambios en su entorno. 

Se recomienda no esperar a que los niños pregunten, sino acercarse frecuentemente a ellos e irles informando con palabras sencillas y de acuerdo a su edad, sobre la pandemia, su origen, los síntomas que provoca el virus, que se asemeja a una gripe, etc. 

Se sugiere indagar sobre lo que tu hijo o hija sabe del coronavirus ¿Qué ha escuchado? ¿Qué preguntas tiene sobre esta enfermedad?   Es importante ser honestos, en cuanto a que el virus se contagia con facilidad, pero que al tomar las medidas que recomiendan los médicos, como lavarse las manos con más frecuencia, evitar tocarse la cara, toser hacia la parte interna del brazo y mantener el distanciamiento social, el riesgo disminuye considerablemente. 

Te puede interesar: https://www.revistaamiga.com/como-hacer-que-los-ninos-se-entusiasmen-en-la-cocina/

La oficial Dora Muñoz, recomienda conversar con calma y transmitirles tranquilidad al momento de responder sus preguntas.

Si hay alguna información que no sabes, invítalo a que investiguen juntos, escuchar noticias juntos para ir clarificando lo que el niño está oyendo. Por último recuerda recurrir siempre a fuentes de información oficiales y confiables.

¿Cómo ayudarlos a enfrentar los cambios en esta normalidad?

Según la experta En nuestro país estamos retomando progresivamente las actividades y rutinas que habían estado suspendidas, por ejemplo el regreso al trabajo de los padres, el uso del transporte público, salir a pasear, o ir a la tienda del barrio.  La diferencia es que debemos irnos adaptando al uso de las mascarillas, a mantener la distancia y las normas de higiene.   Los padres deben hacer un mayor esfuerzo para gestionar sus emociones, ideas  y preocupaciones y las de sus hijos e hijas. Recuerda que como una “nueva normalidad”, esta lleva  un tiempo de adaptación, es decir de acostumbrarse a seguir las normas  y manejar las emociones como tristeza, enojo, miedo,  derivadas de la  presión de mantener las normas o procesar los cambios. 

Fuentes: Dora Muñoz/ Oficial de Protección de Unicef Guatemala.