blog

¿Cómo saber si un amor es sano o tóxico?

Un amor puede ser tóxico o sano y a veces las personas no se dan cuenta. La palabra tolerancia en una relación puede convertirse en tu peor enemiga.

Amar a una persona no significa que tengas que dejar que te manipule a su antojo. Según los especialistas a veces las personas se olvidan de ellas mismas y pierden la diferencia entre lo sano y lo dañino.

¿Cómo es un amor sano?

La clave para diferenciar el amor sano de uno tóxico, se encuentra en el análisis de dos elementos: la estabilidad y la autonomía de los implicados en la relación.

Te puede interesar: https://www.revistaamiga.com/seis-cosas-que-tu-pareja-nunca-deberia-pedirte/

Es una concepción armoniosa de la vida en pareja, donde la cooperación mutua tiene como objetivo la independencia y el bienestar de sus integrantes.

¿Rasgos de un amor tóxico y sano?

Ninguna relación es perfecta, no significa que en un amor sano los problemas no existan, pero el distintivo en términos generales, es el desarrollo personal de sus integrantes como prioridad.

El escritor R. Burney, reunió y recopiló los trabajos de T.Gorski y M. Beatty, en un listado los 13 rasgos para diferenciar el amor tóxico del sano:

Amor tóxico

Obsesión: la fusión y la convivencia como prioridad de la pareja.

Necesidad: la compañía constante vista como prueba de amor.

Sin intereses propios: negación de antiguas y nuevas relaciones.

Motivación externa: proviene de su pareja, es motor y razón de ser.

Inadecuación: ansiedad ante las conductas y reacciones del otro.

Controlador: miente, reprocha y manipula. Lucha por el poder.

Condicionado: acepta al otro cuando satisface su ego.

Te puede interesar: https://www.revistaamiga.com/mente-y-cuerpo/que-son-las-microinfidelidades-y-como-afectan-la-relacion-de-pareja/

Idealización: Fantasea y evade la realidad, siempre se culpa al otro.

Dependencia: la estabilidad emocional depende de la pareja.

Posesivo: le aterra la idea de que la relación pueda terminar.

El sexo: como condición para intimar.

Ansiedad por separación: incapaz de sentirse bien estando sola.

Malestar: ciclo de conflictos y estancamiento personal.

Amor sano

Desarrollo de los integrantes como prioridad en la pareja.

Apoyo muto: espacio para cumplir metas y contribuir al crecimiento del otro.

Intereses propios: mantienen otras relaciones significativas.

Automotivación: su seguridad está en la valía propia, no en la pareja.

Aceptación: respetan las decisiones y personalidad del otro.

Iniciativa: se turnan para ejercer el liderazgo, trabajan en equipo.

Comprensión: abrazan mutuamente la individualidad del otro.

Objetividad: asumen la realidad y responsabilidad de cada uno.

Independencia: su estabilidad emocional no depende del otro.

Desapego: aceptan el hecho de que la relación puede terminar.

Te puede interesar: https://www.revistaamiga.com/mente-y-cuerpo/cinco-detalles-romanticos-para-tu-pareja-en-la-distancia/

El sexo: como una de muchas formas para intimar.

Solitud: habilidad para disfrutar de sí mismos y estar solos.

Bienestar: ciclo de superación y recompensas personales.

Fuente: Psicología en línea