blog

El maquillaje correcto para ir a la oficina

Muchas personas tienen rituales fijos por las mañanas: ducharse, desayunar, leer el diario. Para la mayoría de las mujeres, el maquillaje se cuenta entre esas costumbres. Y resulta obvio que deberían usar un maquillaje diferente para la oficina y en un evento nocturno.

Por: DPA

El artista alemán del makeup Horst Kirchberger asegura que cada rubro tiene sus propias reglas no escritas para el empleo de maquillaje. Por ejemplo, una esteticista o una camarera de un café pueden usar un maquillaje que indique accesibilidad y empatía.

ARCHIVO – Peter Arnheim es maquillador en Berlín. Foto: Klaus-Dietmar Gabbert/dpa –

Kirchberger señala que el aspecto en estos casos será fresco y atrevido. Pero explica que una abogada, en cambio, debería elegir un maquillaje más discreto. 

“Sin embargo hoy en día también aquí existen diferencias. Así que no solamente debe mirarse el rubro, sino que también debe observarse la orientación de cada empresa”, manifiesta otro artista alemán del makeup, Peter Arnheim. Por lo tanto, aclara que el maquillaje siempre debe ser elegido de manera totalmente individual.

Resplandecer en la vida cotidiana de la oficina

Pero ¿qué maquillaje se adapta bien para la oficina y cuál debería evitarse? Nathalie Fischer de la asociación de cosméticos VKE explica: “Con un maquillaje saludable y fresco, traemos de vuelta nuestro desenfado a la vida diaria de la oficina”. Su lema indica: “No tapar, sino perfeccionar halagadoramente”.

En su opinión, el polvo de tocador brillante hace magia, mostrando una tez perfecta. Para ello, detalla, se mezclan tonos rosa con durazno o se acentúan individualmente las mejillas con respectivamente un tono.

Como alternativa, Fischer recomienda un tono beige, que subraye los huesos de la mejilla o un tono bronce para dar un matiz de color soleado a la piel.

ILUSTRACIÓN – Un toque de rouge en las mejllas hace que la tez luzca más fresca y saludable. Foto: Christin Klose/dpa

Junto a la piel, en particular los ojos juegan un gran papel en el maquillaje diario. “Estos deben ser maquillados con tonos neutrales color tierra, si se trabaja en una empresa más bien conservadora”, apunta la redactora de belleza Melanie Paukner de la revista “Glamour”.

En cambio, analiza que es distinto si se es empleada en una empresa joven y poco afecta a las convenciones. Entonces, dice, tranquilamente se puede apelar a un poco más de color.

Pero también en este caso hay que tener en cuenta lo siguiente: “O bien se destacan especialmente los ojos o se realza la boca, por ejemplo con un labial rojo vivo”. Paukner advierte que destacar ambos es demasiado para un maquillaje apto para la oficina.

Maquillaje con brillantina, no apto para ir a la oficina

Lo mismo sucede con el maquillaje con brillantina o purpurina, que debe quedar reservado para la noche. Y Fischer asevera que justamente en el momento en que muchas mujeres deben utilizar durante su vida profesional una mascarilla que tapa boca y nariz, el maquillaje para los ojos gana relevancia.

ARCHIVO – En empresas modernas, menos convencionales, se puede apelar a colores un poco más fuertes en el maquillaje, pero sin exagerar. Foto: Franziska Gabbert/dpa

Y da un consejo práctico para maquillarse: aplicar la sombra de ojos en beige claro o bordó como contorno alrededor del ojo o en todo el párpado móvil. “El ligero brillo de esos colores le da a los ojos una expresión radiante”, puntualiza.

Y, junto a la sombra de ojos y el rímel, las cejas bien definidas le brindan mayor expresión al rostro. Arnheim aconseja por lo tanto algo que es muy sencillo: utilizar una máscara de cejas para fijarlas y peinarlas.

ILUSTRACIÓN – Las cejas bien definidas otorgan mayor expresividad al rostro. Una máscara de cejas es un buen recurso para fijarlas y peinarlas. Foto: Christin Klose/dpa

El profesional del makeup apunta además que las mujeres que utilicen lentes pueden tranquilamente utilizar más color en sus ojos, ya que los cristales absorben el color.

“Lo mismo pasa con las reuniones online”, especifica Fischer, ya que también en este caso la cámara absorbe color. Y añade que lo mejor es apelar a tonos cálidos y frescos. Porque, a la luz de la cámara, la piel parece fría y generalmente pálida.

El artista del maquillaje Kirchberger brinda todavía otro consejo adicional para el makeup de los ojos. Así, recomienda que las pestañas superiores sean generosamente pintadas con rímel, pero las inferiores, nada o muy ligeramente. 

En cambio, comenta que debe emplearse kajal blanco o beige. “Así los ojos lucen frescos y despiertos”, asevera.

El rouge, un aliado permanente

Los expertos en makeup están de acuerdo en el tema del rouge: es una obligación en la vida cotidiana de la oficina. Un toque de rojo en las mejillas hace que la tez luzca más fresca, incluso para quien no durmió lo suficiente por la noche o está atravesando estrés.

Otro consejo de los expertos: Las mujeres deben maquillarse de tal manera que el makeup de día se adapte para la noche con solo unos pocos pasos. 

ILUSTRACIÓN – El lápiz labial rojo puede formar parte del maquillaje para la oficina, pero en ese caso no debería realzarse tanto los ojos o las mejillas. Foto: Andrea Warnecke/dpa

Fischer recomienda: “Si desea un toque más fresco para la noche, simplemente aplique una pequeña cantidad de rouge cremoso y mézclelo con un aplicador suave o incluso con un pincel de rouge. Inmediamente llamarán la atención las mejillas, la nariz y la barbilla”. Y un pintalabios brillante redondeará el maquillaje nocturno.

dpa