blog

El perfume, arma de seducción

Una fragancia te brinda identidad, sofisticación, evoca momentos especiales del pasado como tu primer amor, un viaje espectacular o simplemente denota tu estado de ánimo.

Por todo su impacto es importante elegir el aroma adecuado. Algunas mujeres optan por una fragancia para el día y otra para la noche, otras cambian por temporadas. Por otro lado existen aquellas que disfrutan de experimentar cada vez que una celebridad lo bautiza con su nombre; pero hay mujeres tan fieles que usan el mismo perfume desde su adolescencia. Nina García, en su libro 100 Clásicos de la moda, sugiere que encuentres un perfume de firma y te apegues a él, ‘de modo que cuando ese viejo amante entre al ascensor y huela tu perfume recuerde aquella mujer que se le escapó’.

De acuerdo con Kay Schnoor, experto en perfumes, la mujer debe probar varias fragancias hasta encontrar el aroma que la identifique y la haga sentir segura. Una esencia se manifiesta de forma distinta en cada persona. La onda aromática se transforma según el pH de cada piel y varía sus características en cuanto a la composición de su fragancia. Si deseas saber si un perfume te favorece debes probarlo en las zonas de pulsación, como el dorso de la muñeca y esperar 30 minutos. Pasado el tiempo descubrirás la verdadera concentración de la fragancia, su corazón y cómo se manifiesta en tu piel.

Un perfume se compone por una estructura reflejada en forma de pirámide olfativa, clasificada en tres partes: notas altas, medias y bajas. Las altas se perciben al momento de vaporizar con notas volátiles, su duración es corta pero se impacta en segundos. Las medias o de corazón aparecen una vez concluye la acción de las notas altas, su duración es de cuatro horas y establecen el verdadero cuerpo de la fragancia. Son ellas las que definen el comportamiento de cada una de las notas y brinda la concentración hacia tu piel. Las bajas son las encargadas de fijar el perfume en tu tejido. Por eso cada persona llega a conocer el verdadero aroma de una fragancia pasada una hora después de su aplicación, agrega el especialista.

Yi112321101615

La elección es personal

De acuerdo con Schnoor, la elección de la fragancia depende de tu gusto y el de tu pareja, pero también influyen las campañas publicitarias, el color de la caja, el frasco y la ocasión. Sin embargo, el estado de ánimo también puede ser determinante ya que cuando una persona está de buen humor se inclina por fragancias alegres, afrutadas, cítricas y frescas. Por el contrario si una mujer se siente seductora, enamorada y atractiva escogerá aromas orientales y exóticos.

La fragancia es uno de los complementos más importantes de la imagen, ya que por medio del aroma una persona envía muchos códigos de su personalidad. Por ello, es importantísimo que la elijas con paciencia teniendo en cuenta lo que deseas transmitir. Por ejemplo, para los días calurosos son recomendables las fragancias florales y cítricas, pues son frescas y no ofensivas si trabajas en áreas poco ventiladas.
Para una mejor orientación vale la pena que conozcas el enigmático mundo de los aromas:

Fragancias verdes

Están inspiradas en la frescura de la naturaleza, como los bosques, las hojas, las hierbas y el almizcle. Combinadas con flores y frutas son efluvios especiales para el verano y funcionan muy bien al desempeñarte en áreas laborales. Muchas contienen ingredientes como bergamota, chipre y cítricos. Son aromas que nos transportan a la naturaleza y sus placeres.

Orientales

Son los elíxires más codiciados cuando buscas llamar la atención y crear un efecto inolvidable. Según palabras del experto, en una época Shalimar de Guerlain era el prototipo de estas fragancias. En la actualidad existen muchas otras con ingredientes misteriosos y sensuales que combinan notas como el sándalo, canela, maderas y ámbar.

Las florales

Son las más vendidas en el mercado. Entre los ingredientes utilizados están los pétalos de flores, el azahar, las rosas, el jazmín y la gardenia. Este tipo de aroma es femenino, romántico y evoca al amor.

Yi11239115552Libre de alteraciones

Se cometen ciertos errores al aplicar fragancias y hay que estar alerta para no cometerlos. A continuación Donis agrega algunas recomendaciones:

• Jamás rocíes el perfume sobre la ropa, ya que podrías mancharla, y si son telas sintéticas alterarán su aroma original.
• Cuando vayas de compras tu máximo para probar serán tres fragancias, para evitar saturar el olfato.
• No huelas el aroma en un papel, pruébalo en la muñeca y decídete luego de 30 minutos cuando suelte el verdadero elíxir la fragancia.
• Jamás frotes el perfume luego de aplicado, ya que modificas su aroma original.
• No expongas el frasco a la luz directa, ya que la variación de temperatura afecta su composición.

Por Brenda Enríquez
Infográfica: Gerber Sarazúa
Foto: cortesía Fetiche