blog

La depresión no debe ser relativizada en el lenguaje

“¡No te deprimas tanto!”. Más de uno habrá pronunciado la frase alguna vez. Desde el punto de vista de los especialistas, hay que ser un poco más sensible y tener cuidado antes de pronunciar estas palabras.

Por: DPA

Es decir, no se debe llamar enseguida depresión a cualquier etapa de desgano o ánimo alicaído. 

La depresión es una enfermedad grave y, sin embargo, sigue siendo a menudo minimizada.

La Sociedad Alemana de Psiquiatría y Psicoterapia, Psicosomatismo y Neurología (DGPPN) afirma que el uso coloquial del término depresión es equívoco y contribuye a quitarle peso a la enfermedad. Esto puede llevar a que los afectados no reciban el tratamiento médico necesario.

Las depresiones son muy diferentes en su impacto y transcurso. Los síntomas como la desgana, el abatimiento o las alteraciones del sueño pueden tener un fuerte impacto en la vida cotidiana de una persona, de modo que hacer frente al día a día pueda parecer imposible.

En el caso de otras personas, la depresión avanza de forma más bien discreta y marca la vida de manera más atenuada pero constante durante mucho tiempo.

En este último caso, el de la distimia o trastorno depresivo consistente, muchas personas dudan, de acuerdo con la DGPPN, en si deben buscar ayuda y acudir a un médico. Si se tiene la sensación de sufrir una depresión, se puede hablar con el médico de cabecera o directamente con un psicoterapeuta o psiquiatra.

Cuanto antes se busque ayuda, más posibilidades hay de superar la enfermedad, según la DGPPN.

dpa