blog

Ana Lucía Martínez, una futbolista con grandes sueños

La futbolista Ana Lucía Martínez está destacando en el extranjero con su pasión y talento+. El Sampdoria es su actual equipo en Italia y nos habla de sus planes, metas y sueños.

La guatemalteca Ana Lucía Martínez es futbolista profesional, actualmente se dedica en tiempo completo a jugar en Europa, una meta que no ha sido fácil de alcanzar.

Desde niña se ha considerado una apasionada del fútbol, disciplinada y consecuente. Además de su carrera deportiva es ingeniera química y tiene dos maestrías.

Siempre se ha considerado competitiva, le gusta hacer todo con excelencia. Al darse cuenta que había una Liga Femenina en la Federación Nacional, ingresó a la Sub 20, siguió con la inquietud de jugar fútbol profesionalmente y fue hasta graduarse de ingeniera química cuando decidió ir a los Estados Unidos y de allí a España e Italia.

El próximo jueves 4 de noviembre estará como invitada en el Congreso de Mujeres Líderes Guatemaltecas y en una entrevista previa a la actividad nos ha hablado más de su historia.

Entró a segunda división sin contrato en el extranjero, ahora vive del fútbol y sueña con que en Guatemala ocupe un lugar privilegiado en el fútbol femenino profesionalmente. Que las niñas y mujeres encuentren espacios en el deporte para mejorar su calidad de vida, alejadas de situaciones de peligro.

Ha ganado varios campeonatos y un reconocimiento individual muy especial, el premio al Mejor Gol de la temporada de la Liga Española e 2018. El Roma CF de Italia, le abrió las puertas en 2020. Actualmente juega en la Serie A en Italia para el Sampdoria.

Su caminar

Recuerda que mientras creció muy pocas niñas se dedicaban al fútbol. Algunas veces recibió comentarios donde las personas pensaban que era niño y sus padres aclaraban lo contrario.

“Uno de los grandes éxitos en esta carrera ha sido el apoyo de mi familia, nunca me dijeron que no y a veces nuestros sueños comienzan ahí, en nuestra casa”, recuerda.

Pasó por muchos procesos en los que no se ha enfocado solo en el deporte sino en los estudios y con una vida muy disciplinada. “A veces no estamos dispuestos a hacer los sacrificios y cosas diferentes”, agrega.

La primera vez que estuvo en el extranjero fue en Estados Unidos y eso le permitió ver las diferencias en un país desarrollado con una infraestructura diferente. En Guatemala no teníamos eso y me dio el valor de buscar esa oportunidad.

Al llegar a Europa pasó por muchas pruebas. Episodios de discriminación y el demostrar su capacidad aunque llegaba de un país que no ha destacado en este deporte. Tres años pasaron antes de recibir su primer contrato profesional.

“Somos atletas 24 horas. Tenemos que cuidar nuestra alimentación, descansar, no desvelarnos tanto y llevar una rutina de entrenamiento…estando en Guatemala no me dedicaba al 100 por ciento al fútbol, allá no llevaba ese seguimiento”, agrega.

Ana Lucía también invita a todas las niñas y mujeres a soñar en grande y atreverse a alcanzar sus sueños.