blog

Conoce la historia de Flor Duarte y su emprendimiento de café

Flor Duarte, arquitecta, emprendedora y creadora de la marca “Café Don Vicente”.

Flor Duarte también ha sido parte del proyecto propulsor de emprendedores de la Cámara de la Industria de Guatemala, formó parte del Centro Municipal de Emprendimiento con la Municipalidad de Guatemala, continúa con el diplomado de “Ruta hacia la internacionalización” de Agexport, pertenece a Mujeres en Café de Anacafé y al círculo de mujeres de la Cámara de Comercio.

De acuerdo con Flor, su emprendimiento se llama “Café Dón Vicente” debido a que Vicente Alvizures fue de las primeras personas que iniciaron a poblar la comunidad. Fue una persona que se desprendía de sus bienes para poder apoyar a otros. Donó tierras para la construcción de carreteras, de la iglesia, el cementerio y el resto lo dividió entre su núcleo familiar.

“Fue muy querido por la comunidad y debido a esto decidimos tomar un nombre significativo dentro del área, porque buscamos seguir con su legado”, comenta Flor.

Flor indica que su emprendimiento inició formalmente el 26 de enero de 2018, sin embargo, antes de estar patentados ya tenían varios años en prueba y error.

“El café para que empiece a dar cosecha se le debe invertir alrededor de cuatro años, después de eso viene la prueba y el error de probar y hacer cambios en finca para que se pueda lograr un buen puntaje en la escala de SCA.  Debido a esto por muchos años el café fue solo para consumo propio hasta que llegó el momento en el que ya pudimos comercializarlo. Después de estar labrando la tierra, Café Don Vicente se inició con un cliente mayorista y fue quién nos dio la pauta de empezar a legalizarlo todo”, comenta Flor

Flor cuenta que lo que la inspiró a crear este emprendimiento es el amor a la tierra, al trabajo y que toda su familia es agrónoma y es lo que saben hacer desde hace varias generaciones.

“Sin embargo, lo que nos inspiró e impulso fue el deseo de apoyar al crecimiento socio económico de nuestra comunidad. Con el tiempo la comunidad empezó a tener problemas de migración debido a una considerable baja en las ventas. Empezaron a llegar al área los famosos coyotes quienes llegan con camiones a comprar el producto, hacen pagos en efectivo e inmediato, pero castigan la ganancia de los caficultores del área. Esto promovió la migración de las cabezas de familia dejando a las mujeres a cargo de las tierras, mujeres que quedan en estado vulnerable en una comunidad donde la mujer no tiene voz ni voto.  Esto fue clave, Café Don Vicente, quería apoyar a las caficultoras a tecnificarlas, a aprender sobre negocios y a vender su producto a un costo que permitiera el crecimiento socio económico de la comunidad. Somos un café manejado por mujeres”, comenta Flor.

Los productos de “Café Don Vicente” se caracterizan por ser productos artesanales, completamente naturales, no utilizan químicos adicionales.

“El café se corta, se seca y se va directo a la tostaduría donde se procesa y empaca. Somos un producto que promueve la vida verde, somos éticos y transparentes con nuestros procesos. Nuestra ventaja es que podemos mostrar la trazabilidad del producto, desde la cosecha en nuestras fincas hasta la taza de café. Somos un producto de altura, nuestro suelo es fértil y le da un sabor natural al grano, a frutos secos, manzana roja y verde, chocolate y caramelo. Este sabor queda en el post gusto y da vida a bebidas de una calidad excepcional”, afirma la emprendedora.

Una de las metas a mediano plazo de este emprendimiento es crecer a nivel nacional, estar presente en tiendas físicas donde se pueda dar a conocer el proyecto de las caficultoras, invitar al público general a ser parte de su historia y fincas. A largo plazo buscan exportar sus productos que representen a las mujeres de Guatemala.

Flor comenta que unos de los retos de este emprendimiento es que al ser mujeres son más vulnerables a la opinión de la sociedad. Aunque diversas instituciones han apoyado a los emprendimientos femeninos. El área rural hay un porcentaje alto en donde las mujeres carecen de apoyo y solidaridad, incluso por las mismas mujeres.

“Ellas mismas no creen en su capacidad y muchas veces ser escuchadas y tomadas en cuenta es difícil. Sin embargo, después de dos años esto se ha logrado en nuestra comunidad”

De acuerdo con Flor Duarte, se han dado a conocer a nivel nacional e internacional, gracias al apoyo del CME han tenido la oportunidad de tener un espacio físico que le permite promover sus productos.

“Nos han instruido y han creído en nuestro proyecto. Gracias a Agexport y la Embajada de China, hemos logrado ser parte del Food Taipei 2020 y estaremos presentes también en el Food Taipei 2021 en Taiwán. Gracias al apoyo del Ministerio de Economía, formamos parte del proyecto “Mi Pueblo mi país” ubicado en casa cultural flamingo histórico. Para nosotros esto es un logro porque gracias a empresas que creen en nosotros como la CIG y Revista Amiga también hemos podido ser parte de artículos que nos llevan a otros consumidores a nivel digital y ese apoyo nos acerca cada vez más a nuestra meta y estamos sumamente agradecidos por esta gran oportunidad”, afirma la emprendedora.

Mujeres que empoderan

“No es una lucha fácil, pero es una lucha que valdrá cada segundo de tu existencia. Luchar por algo que valga la pena, que le sentido a tu vida, que te permita desarrollarte como mujer, como profesional, que permita tu crecimiento económico, que te permita apoyar a otras mujeres que como tú hoy sienten miedo, ser un ejemplo para tu familia y para la sociedad en la que vives, es un reto pero te dará una satisfacción y un valor de ti misma que solo puedes lograr cuando alcanzas aquello que una vez soñaste”

¿Cómo adquirir sus productos?

Facebook: https://www.facebook.com/cafedonvicentegt