blog

Nuevos enfoques para manejar daños cardíacos de terapias oncológicas

Cada vez son más las personas que sobreviven al cáncer, pero a causa de la terapia oncológica sus corazones pueden resultar gravemente afectados.

Por Sandra Arens (dpa)

 La cardiología oncológica es una nueva especialidad de la medicina que se propone mejorar esta situación.

Hay dos frases que la paciente Sibel Akcelik nunca olvidará. La primera la escuchó hace 18 años, cuando su médico de cabecera realizó una ecografía de su abdomen y le dijo: “Ahí hay algo grande”.

Lo que el doctor vio entonces fue un tumor maligno, que invadió su tejido linfático, un denominado linfoma no Hodgkin, que mediante quimioterapia se redujo. Sin embargo, continúa estando allí hasta hoy en día, mantenido a raya por una terapia con anticuerpos. 

Pero el cuerpo de Sibel Akcelik recibió un golpe por otro lado. “Poco después de la quimioterapia, prácticamente no podía subir escaleras sin quedarme sin aire”, comenta la mujer de actualmente 44 años.

Un cardiólogo examinó su corazón y pronunció la segunda frase que le volvió a mover la tierra bajo los pies y que tampoco olvidará: “Esto no se ve bien”.

El diagnóstico del cardiólogo fue insuficiencia cardíaca. Desde la quimioterapia, el corazón de Sibel Akcelik se vio fuertemente debilitado. Asimismo sufre de arritmias cardíacas.

Esta madre de tres hijos es solamente una de los muchos y muchas pacientes de cáncer que tras una terapia contra un tumor basada en fármacos o con rayos desarrollan una afección cardíaca, aunque no se conocen las cifras exactas. 

“Los daños cardíacos pueden producirse porque los medicamentos y los rayos no solamente atacan las células cancerosas que crecen rápidamente, sino también las células del músculo cardíaco”, explica la médica Susanne Weg-Remers, directora del servicio de información sobre cáncer del Centro Alemán de Investigación contra el Cáncer.

Por su parte, el profesor Stephan Baldus puntualiza que el más temido efecto colateral de las terapias contra los tumores es la insuficiencia cardíaca. Baldus es director de la Clínica III de Medicina Interna del Centro para el Corazón de la Clínica Universitaria de Colonia y asesor científico de la Fundación Alemana del Corazón.

Baldus explica que esa enfermedad tiene un pronóstico incluso peor que algunos cánceres. “Muchos pacientes con tumores ya no mueren hoy en día a causa del cáncer, sino de enfermedades cardiovasculares”, recalca.

El especialista indica que las arritmias cardíacas, las trombosis y las valvulopatías cardíacas son también algunas de las consecuencias frecuentes de los tratamientos contra el cáncer. Además, subraya que también el riesgo de enfermedad arterial coronaria (EAC) aumenta con la radioterapia.

Existe asimismo otra explicación para la conexión entre enfermedades de cáncer y del corazón, además de la de los efectos colaterales de la terapia.

“Las enfermedades de cáncer y del corazón comparten los mismos factores de riesgo, como fumar, diabetes, sobrepeso o sedentarismo”, indica Weg-Remers. “Por eso muchos pacientes oncológicos ya tienen una enfermedad cardíaca preexistente, que puede agravarse durante la terapia contra el cáncer”, analiza. 

Para reducir al máximo posible los riesgos para el corazón, cardiólogos y oncólogos deben colaborar aún más estrechamente  en hospitales, al igual que los médicos en las consultas privadas, considera Baldus.

“Solo así lograremos crear las mejores condiciones para proteger a los supervivientes a largo plazo de las enfermedades cardíacas graves”, se muestra convencido este especialista. 

De esta manera, sostiene, ambas especialidades pueden reunir sus conocimientos, evaluar en conjunto los riesgos comunes y decidir sobre el mejor método de terapia.

El cardiólogo señala que en determinados centros hospitalarios esta cooperación ya está funcionando bien. “Pero aún falta una recolección de datos estructurada para poder establecer directrices nacionales y estándares para la atención cardiológica de pacientes oncológicos”, precisa.

Te puede interesar: https://www.revistaamiga.com/prepara-un-desayuno-para-cuidar-la-salud-cardiaca/

Para vincular adecuadamente a los médicos, se creó una nueva especialidad: la cardiología oncológica. “Nuestra meta es atender cardiológicamente a los pacientes oncológicos desde el comienzo”, especifica Baldus.

“Una terapia cardiológica temprana puede frenar o impedir afecciones cardíacas”, agrega. El médico afirma asimismo que es igualmente importante comprender los mecanismos de las terapias oncológicas y las enfermedades cardíacas que generan, para poder prevenir de manera específica.

Desde su quimioterapia, Sibel Akcelik se encuentra bajo tratamiento cardiológico y toma medicación contra los síntomas de la insuficiencia cardíaca, aunque nunca termina de sentirse realmente bien.

“Prácticamente no puedo jugar con mis tres hijos”, relata. Y se siente demasiado débil, incluso para hacer pequeñas excursiones. Además, solo puede trabajar de forma limitada en la papelería, que montó junto con su marido.

“Es trágico que, junto al cáncer, tenga otra enfermedad amenazante”, dice. “Pero también sé que en aquel momento la quimioterapia me salvó. No tenía alternativa”.

Para Susanne Weg-Remers es importante que los pacientes oncológicos no le teman a una terapia, a pesar del riesgo de una afección cardíaca.

“Quien tenga inquietudes acerca de su corazón, debe hablar directamente con el oncólogo al respecto, informarle sobre todas sus enfermedades preexistentes y preguntarle sobre el riesgo individual para su corazón”, recomienda la jefa del servicio de información sobre cáncer.

Asimismo, propone repensar el propio estilo de vida y minimizar los factores de riesgo como el tabaquismo, el sedentarismo o el sobrepeso.

Baldus subraya que debe ponerse especialmente el foco en los menores. Afortunadamente, manifiesta, la gran mayoría de los niños o jóvenes con cáncer pueden ser curados. Pero ellos también corren claro peligro de padecer enfermedades cardiovasculares a lo largo de su vida, también mucho después del fin de su terapia contra el cáncer.

Te puede interesar: https://www.revistaamiga.com/dieta-saludable-medidas-para-evitar-enfermedades-cardiacas/

“Por lo tanto, es imprescindible que durante toda su vida estén bajo observación cardiológica, para reconocer lo antes posible el desarrollo de esas enfermedades y contrarrestarlas”, refiere el especialista.

Entretanto, Sibel Akcelik hace todo lo que se encuentra a su alcance para fortalecer su corazón. Pronto recibirá un marcapasos, que le ayudará a superar sus arritmias. De esta manera, espera que su corazón se recupere y se fortalezca nuevamente. Y mira hacia el futuro con optimismo: “Superé el primer duro diagnóstico. Lo lograré también con el segundo”.

dpa