blog

¿Podemos emprender sin descuidar la crianza de los hijos?

Por mucho tiempo se ha tenido la mala concepción de que trabajar o emprender está peleado con la paternidad responsable.

Por: Forbes

Por mucho tiempo se ha tenido la mala concepción de que trabajar o emprender está peleado con la paternidad responsable. 

Es muy común escuchar conversaciones entre familiares donde se recomienda que “la mujer debe dejar su trabajo para quedarse en casa y cuidar a los niños”. Además de ser un comentario desafortunado y machista, nos funciona para representar cómo la sociedad espera que uno de los padres deje todo para cuidar de los niños. 

Es por ello, que por mucho tiempo se tuvo la falsa idea de que no se podía emprender o crecer en el trabajo si se tenía hija. Sin embargo, podemos ver que es todo lo contrario, que existen maneras para que ambas actividades puedan llevarse a cabo; y que tener uno no significa descuidar lo otro. 

En esta ocasión, platicamos con Diana Martínez Romero, coach parental, fundadora del método Paternidad 4.0 que busca que los padres se involucren de manera activa en la crianza de sus hijos y aprendan a reconocer cuando sus emociones afectan a la de sus hijos. 

Diana comenta que hay 3 secretos que los padres pueden aprender para crear una relación sana y armoniosa con sus hijos sin descuidar el lado profesional. 

Secreto #1: Descubrir la necesidad que hay detrás del comportamiento de tus hijos

Diana comenta que muchas pensamos que cuando un niño se enoja o hace berrinche es solo para llamar la atención y que lo mejor es ignorarlo “para que se le pase”. Pero, esta acción puede ser muy perjudicial para el desarrollo del niño y solo crea un círculo vicioso que puede escalar hasta el punto que la conducta de tus hijos no te permita concentrarte en otros aspectos de tu vida como el trabajo o la empresa.

Un aspecto importante que señala Diana, es que la mayoría de las veces, los niños suelen estar afectados por las emociones de los padres. Por ejemplo, si el papá o la mamá están estresados por alguna cuestión de la empresa, ese estrés puede transmitirse al niño y por eso se pueden observar alteraciones en la conducta. 

Por este motivo, ella sugiere que los papás tengan en cuenta este aspecto y que los padres tomen notas del día a día para saber si tus emociones se están transmitiendo a tus hijos.

Secreto #2: Administrar tu energía, no tu tiempo

Muchos papás emprendedores o trabajadores se enfocan en administrar sus agendas, calendarios, pero olvidan administrar su energía para cumplir con todas esas tareas. 

Y por energía me refiero a toda: desde la biológica hasta la espiritual y emocional. Para ello es importante que como padres no descuiden su salud ni sus sentimientos. En este punto, Diana recomienda que los padres intenten hacer ejercicio, comer sano y hacer trabajos de meditación o seguir los actos que de acuerdo con su religión los hagan sentir en paz. 

Administrar tu energía no solo traerá resultados en la crianza de tus hijos, también en tu desempeño como emprendedor, líder o trabajador.  Será elemental identificar cuando nos sentimos más enérgicos para poder asignar este tiempo a las actividades que demanden más concentración y buscar momentos para descansar para recuperar nuestra energía.  

Secreto #3: Crear una rutina de Poder

Diana recomienda que los padres diseñen rutinas con sus hijos para llevar un orden. Por ejemplo, definir rutinas en la mañana, tarde y noche, buscando momentos de intensa actividad y otros de actividades más relajadas.  Definir bloques de horarios para hacer una actividad o que después de comer se tiene que recoger los platos, etc. 

Las rutinas crean un ritmo tanto para los padres como para los hijos, lo que permite que la vida empresarial/profesional pueda coordinarse con la crianza de los niños sin que esto signifique descuidar un aspecto u otro de la vida de los padres. 

Para Diana, si se siguen estos consejos se podrá fácilmente compaginar la vida profesional y la crianza de los niños. Sin embargo, también es recomendable pedir ayuda a profesionales del área de crianza de niños para que te oriente sobre los pasos puntuales a seguir y específicos a cada caso concreto. 

El futuro no son los niños, el futuro es lo que le enseñas hoy a tus hijos, por eso siempre hay que procurar tener las herramientas para asegurarnos que el desarrollo de nuestros hijos sea el correcto.