blog

Tips para planchar el cabello y lograr que quede perfecto

La plancha de cabello sigue siendo la herramienta de calor más utilizada tanto en el salón de belleza como por las mujeres en su casa.

La razón es muy sencilla, con una plancha puedes alisar el cabello o también puedes conseguir unas ondas perfectas. Antes de aventurarte a utilizar cualquier plancha, hay una serie de aspectos que hay que tener en cuenta para conservar la melena en perfecto estado y tener el look que siempre quieres.

Te puede interesar: https://www.revistaamiga.com/senales-que-tu-cabello-necesita-un-tratamiento-urgente/

Cuidados previos para planchar el cabello

  • Hidratación: Lava el cabello con una línea de nutrición intensa. Es importante que la melena esté extremadamente hidratado antes de comenzar a secar el cabello.
  • Acondicionador: En estos casos es mejor utilizar uno que sea reparador, de esta forma protegerás el cabello de futuros daños.
  • Spray protector: Existen productos como el protector térmico que evitan el daño del cabello por cualquier herramienta como la plancha y la secadora.
  • Cabello seco: Seca el cabello y asegúrate que no quede ninguna pizca de humedad antes de pasar la plancha.
  • Regula la temperatura: Dependiendo del cabello que tengas debes regular la temperatura si quieres evitar futuros daños. En un cabello frágil la temperatura será de 120° a 150°, para el cabello fino resistente de 150° a 180°, para el cabello normal y grueso la temperatura será de 180° a 210° máximo.

Te puede interesar: https://www.revistaamiga.com/los-aliados-perfectos-para-estilizar-el-cabello-humedo-en-un-solo-paso/

Cómo tener un planchado perfecto

Plancha de vapor: No solamente conseguirás un cabello mucho más liso, sino que además te asegurarás muchas más horas de pelo súper liso y lo más importante, sanísimo.

Desenredar el cabello: Asegúrate de que el cabello esté totalmente desenredado antes de empezar, de esta manera evitaras que el pelo se parta cuando pases la plancha.

Raíces: Hay que comenzar por las raíces entre dos y tres veces antes de pasar a medios y puntas, en estas últimas insistiremos la mitad que en las raíces.

Utiliza un peine: Escoge un peine de púas muy finas y juntas, ponlo pegado a la plancha por la parte de abajo y desliza lentamente de forma regular hasta el final del mechón.

Moñitos: Recoge el pelo en varios moñitos repartidos por la cabeza y suéltalos poco a poco. De esta forma podrás trabajar de una manera más limpia y te asegurarás de no dejar ningún mechón por planchar. Los mechones que bajes deben ser de unos dos centímetros de ancho y con un grosor de un dedo aproximadamente. Si tu cabello es más fino, puedes aumentar la cantidad.

Te puede interesar: https://www.revistaamiga.com/mascarillas-caseras-para-restaurar-el-cabello-de-los-danos-de-la-plancha/

Despacio: Recuerda, el secreto está en pasar la plancha lentamente. Necesitarás muchas menos pasadas.

Enfriar el cabello: Cuando hayas terminado coge el secador y enfría la melena direccionando el cabello hacia el suelo utilizando los dedos como si fueran peines.

Utiliza gotas para el cabello: Para finalizar coge un par de gotas de sérum y aplícalo en medios y puntas con las manos, péinalo con un cepillo de púas de jabalí una vez pasados 15 minutos desde la aplicación.

No utilices accesorios: Intenta no ponerte el cabello detrás de las orejas, ni clips, gomas o pinzas hasta que no hayan pasado un mínimo de 4 o 5 horas tras haberlo peinado. Almohada de ceda: Si has de plancharlo la noche anterior, duerme con una almohada de seda o raso y evitarás que el cabello coja formas. Si a pesar de ello hay que repasar la melena con la plancha, utiliza una temperatura de 170º, será más que suficiente.