blog

Ideas para mejorar el home office

Puede que la crisis del coronavirus cambie para siempre nuestro modo de trabajar.

Por Uta Abendroth

Lo que en este momento parece ser algo provisorio podría llevar a muchos empleadores a explorar nuevas posibilidades.

¿Por qué no implementar el “home office” de un modo más duradero?

De hecho el trabajo desde casa es una modalidad que está funcionando muy bien en numerosos emprendimientos. ¿Pero cómo es la situación para el empleado?

Al trabajar desde casa, muchas personas sienten que es difícil separar claramente el trabajo de la vida privada. Para evitar que se instale la sensación de que uno nunca deja de trabajar, lo fundamental es diferenciar claramente el espacio de trabajo, sea instalando la oficina en un ambiente independiente o en una esquina de la sala de estar.

Te puede interesar: La oficina en casa

El escritorio ya no tiene que ser grande

El modelo Twofold de Michael Hilgers, por ejemplo, o el Workout de Murken Hansen permiten ahorrar mucho lugar. En el fondo, ambos son estantes. Twofold puede convertirse en un escritorio bajando un panel de madera, mientras que Workout permite cambiar la altura de la superficie de trabajo para poder estar sentado o de pie y ofrece un tablero para apoyar otros elementos.

Como un cuadro en la pared

Paolo Lucidi y Luca Prevere diseñaron para Ligne Roset un escritorio que a primera vista no parece serlo. Stendhal hace referencia al pintor francés Pierre Soulages y a sus cuadros conocidos como outrenoir (ultranegro). Los italianos diseñaron un mueble de 175 centímetros de alto pero solo 16,5 centímetros de profundidad que parece colgar de la pared como un cuadro.

Si a uno no le agrada del todo el estilo de los cuadros outrenoir, el cuerpo del mueble de nogal tiene dos puertas que se pueden cubrir con tela o ser laqueadas. En el interior tiene varios estantes, bandejas y un tablero desplegable para la computadora. “Queríamos diseñar algo para espacios pequeños”, dice Luca Prevere. “Como el espacio se vuelve un bien cada vez más escaso en las ciudades, la idea al pensar este escritorio era que fuese compacto”, añade.

Un mueble extremadamente minimalista es el Rail Desk de Keiji Ashizawa, que ideó para la marca danesa Label Menu. El diseñador, que vive en Tokio, se orientó en las superficies típicamente pequeñas de aquella metrópoli y en la estética japonesa.

Un marco de acero filigranado sujeto a una pared sirve de soporte a un tablero de fibra de densidad media con una lámina de roble. Como es un diseño que puede ser colocado a cualquier altura de la pared, no solo puede ser usado a modo de despacho, también puede ser utilizado como estante. “Para mí era importante subrayar la liviandad del diseño a través de la combinación de los dos materiales”, apunta Ashizawa.

Te puede interesar: Consejos básicos para trabajar desde tu hogar

Diseño minimalista con reposo para pies

El escritorio S 1200 de Thonet se propone algo similar. El diseñador Randolf Schott se dejó inspirar por los muebles clásicos de la escuela alemana de diseño Bauhaus. La base de la mesa, muy compacta, es un soporte de tubos de acero con una flexibilidad e inclinación que hacen que ponerse de pie resulte sumamente sencillo, incluso en pasillos o esquinas de espacio reducido. Y como gran punto adicional cuenta con un apoyo para los pies que hace que la postura al sentarse sea mucho más distendida.

En contraposición con estos diseños, el escritorio Myself + I de Garth Roberts para la marca Dante Goods and Bads parece directamente mundano. No sólo tiene una forma levemente ovalada, sino que además está forrado con un cuero suave. Cuenta además con una pantalla que funciona como protector visual y genera un espacio propio para quien está trabajando.

La marca desarrolló una serie de muebles para oficina bajo el nombre de Works by String Furniture, que incluye, entre otras cosas, sistemas de estantes, ficheros con ruedas y un escritorio de altura variable que funciona como espacio ergonómico, tanto al estar sentado como al estar de pie.

Te puede interesar: Cómo salir de la depresión que provoca el no tener trabajo