blog

5 consejos para salir del aturdimiento

Muchas veces nos encontramos llenas de voces e imágenes mentales que nos frenan para avanzar en la vida, nos mantienen ancladas a lo que ya vivimos o suponemos que puede pasar y no disfrutamos del presente. Para sacarte de ese aturdimiento acá te damos algunos consejos.

1. Regálate un minuto

Necesitas tener a la mano un cronómetro en el que puedas programar un minuto exacto. Encuentra un momento y un lugar donde nadie te interrumpa, incluso puedes poner un rotulo que diga: “Regreso en un minuto”.  La idea es que nada te distraiga, ni tú misma, por eso aléjate un momento de tu computadora, celular y televisión.

Siéntate en una superficie como el piso o en una silla, no te recuestes porque puedes dormirte. Endereza tu espalda, coloca tus manos una en cada rodilla y relájate, enciende tu temporizador y asegúrate que no te vas a distraer. Cierra los ojos e inspira y espira suavemente por la nariz; siente todos los detalles nada más de tu respiración, sin forzar nada, solo deja que sea natural, no juzgues si lo estás haciendo bien o no, solo observa y siente como es.  Hazlo así hasta que suene tu alarma.

Es posible que durante ese instante, tu mente se distraiga y empieces a pensar una cantidad de cosas, nada más vuelve a tu respiración y continúa.  Es estupendo hacer el minuto básico varia veces al día.  Con el tiempo necesitarás incrementar los minutos hasta sentirte tranquila.

2. Respira conscientemente

Cada vez que sientas que tu mente está intranquila, te sientes tensa, preocupada, ansiosa o soñando constantemente respira de forma consciente.  Para lograrlo, primero exhala profundo y saca todo el aire; con ello desecha también el estado de ánimo, después expulsa el aliento lo más lejos que puedas.  Repite este procedimiento varias veces hasta sentirte mejor.  Al hacerlo mejoras tu salud física y mental, además favoreces la concentración.

3. Medita

Esto resulta muy efectivo para despejar tu mente, ya que buscas enfocarte en el “aquí y el ahora”.  Tirar toda la basura emocional y los pensamientos que tienes en la mente, crea espacios para poder tener nuevas posibilidades y sentirte más plena.

Existen varias técnicas de meditación que se adaptarán a tu forma de vida: las hay con visualización, por medio de la respiración y guiadas.

Lo ideal es que, si nunca lo has realizado, pruebes con un minuto igual que como hiciste con la respiración.

En ese tiempo lleva la atención a todas las sensaciones que se producen en tu cuerpo, empieza a sentir la superficie donde estas sentada, ve guiando a tu espalda con cada respiración enderezando vertebra por vertebra, relaja el cuello y los hombros; relaja el rostro especialmente tu entrecejo, siente la temperatura del ambiente donde te encuentras y pon atención a los sonidos.  Si viene un pensamiento déjalo pasar, y lleva tu atención a los latidos de tu corazón. Sigue así hasta que suene la alarma.

Lo importante de este ejercicio es que te guíes con todas las sensaciones que están en tu cuerpo, sonidos, ubicándote en el momento presente.

4. Ejercítate con yoga

Destinar un tiempo para hacer yoga es darle atención al cuerpo, mente y respiración.

Esta práctica milenaria incluye posturas o Asanas, que ponen en práctica respiración y meditación. A través de ellos, cuerpo, mente y respiración experimentan la unión en armonía.

Uno de sus beneficios es que trae la mente al momento presente, mejorando su claridad y estado de alerta. Así, la mente se pacifica y puede lidiar con el estrés diario.

Juega

Aunque te parezca algo fuera de lo común, tomate un momento para jugar. Pero no se trata que juegues a Candy Crush o un videojuego, sino algo que te haga sentir viva, presente y con todos tus sentidos involucrados.  Si estás en casa, siéntete como niña por un momento y deja volar tu imaginación, puede ser que incluso hagas un castillo hecho de sabanas y un escondite, pero deja el celular por un momento, olvídate de hacerlo por ganar, nada más hazlo con el objetivo de despejar tu mente y estar feliz.

5. Exprésate

Si tu mente es una telaraña de pensamientos, una forma de ayudarte a ti misma es escribirlos.

Comienza con una escritura libre: cómo te sientes y por qué, así como quieres hacer sobre ello. Después de anotar esta información, tendrás algo concreto en que centrarte, eso te ayudará a tener un sentimiento de logro, incluso aunque no hayas “hecho” nada.

Este  ejercicio realmente interesante te ayudará literalmente a expulsar pensamientos. Escribe todos tus problemas en un trozo de papel, analizando por qué te molestan. Después rómpelo y tíralo. Sí, ¡tíralo! Hay estudios que demuestran que aquellas personas que tiran sus problemas escritos en un papel parecen preocuparles menos.

Fuente: Rossana de León, especialista en Bio neuroemoción e instructora de yoga.
Akasha Yoga  –  www.akashayogagt.com  akashaguatemala@gmail.com
rossanabnegt@gmail.com –  http://rossanadeleon.blogspot.com